Connect with us

Acciones Preventivas

Evitar y disminuir manchas en la piel

Published

on

El resplandor de la luz artificial en la atmósfera altera las condiciones naturales y sí, esto afecta de forma considerable a la naturaleza, también a nuestra piel. En la epidermis, la capa más superficial de la piel, encontramos melanocitos y queratinocitos.

Los melanocitos producen melanina, encargada de generar pigmento como parte de una respuesta protectora que se activa con fuentes de calor; es decir: rayos UV, el calor de la estufa, la refracción de luz, el calor que se siente al estar horas en el tráfico dentro del coche, entre otras. El mexicano tiende a pigmentarse en tonos marrón como parte de esta respuesta protectora generando desde máculas, pecas, melasma y fotoenvejecimiento que forman parte de las hipercromías.

El uso de un protector solar dentro y fuera de casa es elemental para evitar estas manchas; sin embargo, la piel tiene memoria y aunque decidamos cuidarla después de los 25 años, los daños previos se reflejarán en nuestra vida adulta. Y es que, para los mayores de edad, el uso de un protector solar no era indispensable porque un tono bronceado denotaba belleza.

Ahora que hay mayor conciencia del daño que genera la exposición solar buscamos algo que unifique nuestro tono evitando esos manchones marrones en el rostro, en el cuello, en el pecho e incluso en zonas como rodillas, codos y entrepierna, que, aunque no tienen exposición solar constante, son zonas de fricción cuyo calor activa los melanocitos oscureciéndolas. Seguramente has escuchado de un sinfín de tratamientos que aseguran eliminar las manchas solares en un instante, falsas promesas que suenan ideales ante la desesperación de eliminar esta pigmentación ocasionando daños desde la epidermis hasta las capas más profundas de la piel.

En cuanto a tecnología cosmética, la clave del éxito está en ser pacientes y constantes, ya que el desacelerar o disminuir la transferencia de melanina requiere tiempo. Por ello, debes empezar a cambiar tus hábitos. Beatriz Magrassi, dermocosmiatra de Suzanne Olivier, trae para ti los siguientes consejos:

Utiliza FPS 30+. La única diferencia de utilizar factor de protección solar en interior y en exterior, es la frecuencia de aplicación. Si vas a pasar tiempo bajo el sol (incluso dentro del auto) se recomienda que lo apliques cada 3 horas. Si estarás en interior frente a tu computadora, celular o incluso frente a la estufa, aplícalo una vez al día.

La técnica de aplicación es importante, ya que muchos se embarran el producto en el rostro hasta eliminar la capa blanca del protector, haciendo que la barrera de protectora se rompa y no tenga un funcionamiento correcto. Lo ideal es aplicarlo de forma uniforme con las palmas de las manos por todo el rostro ejerciendo una ligera presión en la piel.

Si ya tienes manchas, los productos con concha nácar pueden ser una opción. El uso de este elemento natural es legendario para el problema de pigmentación en la piel, además junto con el ácido láctico y el pepino -aseguran- crean una formula capaz de atenuar paulatinamente manchas causadas por la edad, cicatrices, sol, entre otros.

Todos los productos para disminuir manchas en la piel contienen elementos fotosensibles, indican, por lo que de día se recomienda aplicar la crema y después el factor de protección solar y de noche, antes de dormir y después de haber realizado tu rutina de limpieza facial.

Exfoliación dos veces por semana. El grosor de la piel es resultado de los queranocitos que se encuentran en la epidermis y es resultado de una agresión hacia la piel que va de la mano de los melanocitos, que son los que pigmentan y causan manchitas ante la exposición a una fuente de calor. Para evitar el aumento de grosor, es necesario eliminar las células muertas de la piel y esto se puede realizar con una exfoliación suave dos veces por semana y con la aplicación de mascarillas.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acciones Preventivas

Enfermedades a prevenir para ser un adulto saludable

Published

on

Todos los adultos necesitan vacunas, a medida que envejece el organismo, el sistema inmunológico tiende a debilitarse, poniéndolo en mayor riesgo a contraer ciertas enfermedades que se pueden prevenir como:

Herpes Zóster:
Herpes Zóster es un sarpullido doloroso que se presenta en un lado de la cara o el cuerpo.
Todas las personas que han tenido varicela pueden tener Herpes Zóster. Conforme la persona va envejeciendo, hay más riesgo de padecerla y tener complicaciones más graves.

Enfermedades Neumocócicas:
Las enfermedades neumocócicas son causadas por unas bacterias llamadas neumococos que pueden causar infecciones de oído, pulmón, sangre y cerebro.
Las enfermedades neumocócicas varían de leve a muy grave, llegando a causar discapacidades como sordera, daño cerebral o la pérdida de brazos y piernas.

Virus de Papiloma Humano:
El VPH es la enfermedad de transmisión sexual más común, 8 de cada 10 personas sexualmente activas lo contraen.
Algunas infecciones de VPH pueden causar verrugas genitales, cáncer cervicouterino, de pene, de ano y de cabeza y cuello.

Influenza:
Los virus de la influenza infectan la nariz, las vías respiratorias superiores, la garganta y los pulmones.
Se transmite por medio de gotitas producidas cuando una persona tose o estornuda, este se propaga fácilmente.

Tétanos:
Enfermedad causada por una toxina creada por bacterias.
Puede ser mortal y uno de sus primeros síntomas son espasmos musculares en la mandíbula.

Tos ferina:
La tos ferina es una infección respiratoria muy grave que puede causar ataques de tos violentos.
Casi todas las personas que no sean inmunes a la tos ferina la contraerán si se exponen a ella.

En sus esfuerzos de mantener a los pacientes informados, MSD se ha propuesto crear iniciativas como infovacunacion.com.mx y la campaña informativa #HazViral.

Continue Reading

Acciones Preventivas

#PonAltoAlMelanoma

Published

on

Uno de los factores de riesgo para desarrollar cáncer de piel tipo Melanoma es la exposición a la radiación solar sin la protección adecuada. De acuerdo con GLOBOCAN, en México se registraron más de 2 mil 390 nuevos casos, y mil 538 fallecimientos por esta causa durante el 2020.

MSD difunde información con el hashtag #PonAltoAlMelanoma, con el objetivo de fomentar el conocimiento sobre las señales de alerta, la importancia de acudir al dermatólogo ante los cambios notorios en la piel y aumentar con ellos las probabilidades de tener un diagnóstico temprano.

  • Durante este verano es importante que consideres las siguientes medidas para proteger tu piel y prevenir el desarrollo de este tipo de cáncer:
  • La exposición a la radiación UV sin la protección adecuada causa envejecimiento prematuro de la piel y daños que pueden resultar en cáncer de piel.
  • La gente de cualquier edad y de cualquier color de piel se recomienda limite el tiempo de exposición solar, especialmente entre las 10:00 de la mañana y las 4:00 de la tarde.
  • El riesgo de cáncer de piel aumenta notablemente con el uso de lámparas solares y camas de bronceado antes de los 30 años de edad.
  • Para protegerse del sol, puede usar un sombrero de ala ancha que protege por completo su cara, cuello y orejas.
  • El uso de lentes para el sol contribuye a bloquear la radiación UV para proteger la piel al derredor de los ojos.
  • La ropa con mangas largas y pantalones largos de igual manera contribuyen a la protección solar, sobre todo las telas con tejido cerrado y colores oscuros.
  • Uso de bloqueadores solares con un Factor de Protección Solar (FPS) de 15 por lo menos

Continue Reading

Acciones Preventivas

Postergar despertador, ¿ayuda o perjudica?

Published

on

Todos hemos sentido esa tentación de presionar el botón de repetición del despertador, el famoso “snooze”, y para algunos, es la forma rutinaria de empezar el día.

Probablemente no deberías estar postergando tu alarma cada cinco minutos. De hecho, quien toma esta decisión es una versión somnolienta de nuestro cerebro y esto se da debido a un fenómeno conocido como “inercia del sueño”. 

Los expertos del Hospital Houston Methodist explican que la inercia del sueño está caracterizada por ese aturdimiento que sientes al despertar; es el estado temporal entre estar dormido y estar despierto. Pensamos y razonamos más lento mientras ocurre esta inercia, por ello, podríamos ser débiles ante la tentación de pulsar el botón de repetir la alarma del despertador; sin siquiera reflexionarlo.

Sin duda, puede ser difícil resistirse cuando se juntan la inercia del sueño y la comodidad de tu cama o bien, el frío y la oscuridad fuera de esta.
Pero cuando no se debe llegar tarde al trabajo o la escuela, ¿vale la pena postergar tu despertador otros cinco minutos más?

Según la Dra. Aarthi Ram, neuróloga especializada en medicina del sueño del Hospital Houston Methodist, este hábito no vale la pena y explica que, “no te sentirás más descansado al postergar tu alarma unos minutos más”, añade la Dra. Ram.

Por qué no debes posponer tu despertador

El problema de posponer tu despertador es que este sueño fragmentado, además de no tener beneficios, podría afectar el resto de tu día. “Los 10 minutos adicionales de sueño que te estás regalando, una y otra vez, no son de sueño productivo”, enfatiza la Dra. Ram. “En todo caso, ese sueño interrumpido te hará sentir más aturdido”.

Y es que, presionando el botón de repetición de la alarma del despertador, podríamos dormir demasiado o deshacer nuestro ciclo de sueño. Ambas situaciones pueden aumentar las posibilidades de sentirnos más cansados durante el día.

Para empezar, sí, es posible dormir demasiado y, aunque suene contradictorio, dormir demasiado en realidad te causa más sueño durante el día. ¡Ups! Al posponer la alarma, porque sabes que no has dormido lo suficiente, podrías alterar el reloj interno de tu cuerpo, interrumpiendo procesos biológicos importantes. Esto, además de causar posible fatiga, también podría tener consecuencias sobre tu metabolismo, niveles de energía y demás.

Los estudios sugieren que los efectos de la inercia del sueño se vuelven más intensos si te despiertas durante el sueño conocido como profundo, también llamado sueño REM, así que presionar el botón de repetición muchas veces puede dejarte más aturdido de lo habitual. Esto además podría tener un impacto para la persona que duerme en la misma cama, habitación o incluso en la misma casa, dependiendo de qué tan fuerte sea la alarma.

Cómo dejar de posponer la alarma
Presionar el botón de repetición, de vez en cuando, probablemente no sea un gran problema, pero si eres un “snoozer crónico”, aquí hay cinco consejos para ayudarte a romper ese hábito.

1. Mejora tu higiene del sueño
Los estudios sugieren que la inercia del sueño también se puede sentir más después de dormir muy poco o despertarse durante la noche. Ambas situaciones se pueden prevenir con una higiene adecuada del sueño.

Si la inercia del sueño es la real causante de tu deseo de repetir la alarma, entonces podrías encontrar la solución con el simple hecho de tener una buena calidad de sueño. 

Puedes mejorar tu higiene del sueño siguiendo estos consejos de los expertos del Hospital Houston Methodist: 

·    Dormir entre siete y nueve horas todas las noches
·    Acostarse a la misma hora todas las noches
·    Despertarte aproximadamente a la misma hora todas las mañanas
·    Darte tiempo para relajarte antes de acostarte
·    Mantener tu dormitorio tranquilo, oscuro y fresco
·    Limitar las siestas de la tarde a no más de media hora
·    Evitar bebidas con cafeína después de las 5 pm
·    Evitar comer alimentos dulces, grasosos, pesados o irritantes en la cena
·    Evitar beber alcohol
·    Evitar tiempo frente a la pantalla al menos media hora antes de acostarse
·    Evitar beber grandes cantidades de líquido justo antes de acostarse
·    Hacer ejercicio diariamente
·    Evitar comer justo antes de acostarte

2. Configura tu alarma a una hora realista

Es posible que tengas la tentación de configurar tu alarma mucho antes de lo necesario para tener tiempo para una “mini siesta”, pero esto solo actúa como una muleta. Configura tu alarma para el momento real en el cuál necesitas despertarte, y así crear una rutina matutina libre de ese botón.

3. Siéntate tan pronto como te despiertes
Un simple cambio de postura puede ayudarte a despertar y evitar que te vuelvas a dormir.

4. Enciende una luz cuando apagues tu alarma
La luz es siempre señal de estar despierto. Ésta, además, suprime la producción de melatonina, una hormona que promueve el sueño. Exponerte a la luz tan pronto como suene la alarma puede ayudarte a salir de la inercia del sueño, para empezar a estar alerta.

Si se te dificulta prender una lámpara, puedes considerar abrir cortinas. Otra opción es el uso de bombillas inteligentes configurables con temporizador, para que su encendido coincida con la alarma del despertador.

5. Pon tu despertador lejos de la cama
Si todavía tienes problemas posponiendo tu alarma, usa el viejo truco de poner el despertador lejos de tu cama. Eso te obliga a levantarte físicamente, lo que ayuda en el proceso de despertarte.

¿Estas sorprendido de que no te recomendemos usar una alarma inteligente que te despierte en el momento idóneo? Estos dispositivos portátiles y sus aplicaciones correspondientes se promocionan para monitorear tu sueño, y despertarte en las etapas más ligeras del sueño, cuando los efectos de la inercia del sueño pueden ser menos potentes. Sin embargo, la investigación muestra que estos dispositivos portátiles de seguimiento del sueño pueden no ser capaces de rastrear el sueño con tanta precisión. No hay nada de malo en probar una alarma inteligente, pero asegúrate de tomar en cuenta los consejos anteriores.

Continue Reading

Tendencias